“Siempre agradecida a la UAI”

“Mi paso por la Universidad fue fundamental para llegar a donde estoy hoy. Durante el cursado conté con el apoyo de profesores, directivos y la institución, quienes me alentaron no solamente a adquirir los conocimientos técnicos específicos de la carrera sino a confiar que con pasión, esfuerzo y dedicación, los objetivos son alcanzables. Me brindaron una excelente básica académica y de valores, que siempre tengo presente a la hora de tomar decisiones personales y profesionales. Siempre agradecida con la UAI”, confiesa Sofía Pacífica, ingeniera en sistemas informáticos graduada en la Sede Rosario.   

A los 18 años comenzó a estudiar la carrera de Computer Science en Brescia University, Estados Unidos, por medio de una beca. Un año después, inició sus estudios en la UAI, donde en diciembre del 2014 obtuvo su título. Es participe de proyectos sobre construir una sociedad inclusiva, cree que “El límite de nuestra creatividad son nuestros propios prejuicios”.  Actualmente viva en Estados Unidos y trabaja en Microsoft, empresa de tecnología líder a nivel mundial.

 

- ¿Por qué decidiste estudiar Ingeniería en Sistemas?

- Cuando terminé el colegio, cursé el secundario en forma remota porque me dedicaba al tenis, y no sabía que estudiar. Me gustaba mucho matemática y empecé a investigar al respecto. Me encontré con Ingeniería en Sistemas, me entusiasmaba la idea y sabía era una carrera importante para el futuro. Decidí tomar ese camino y empecé a estudiar en una universidad norteamericana a través de una beca deportiva. Después del primer año en Estados Unidos me volví a Argentina, y allí la UAI me dio la oportunidad de continuar mi carrera. No sólo logré la homologación de las materias aprobadas, sino que me extendieron una beca como deportista, por lo que seguí jugando al tenis en representación de la UAI en cada torneo que iba. Aparte de eso el plan de estudio que ofrecían me encantó, ya que está un 100% orientado a las necesidades del mercado laboral.

 

 -  A pesar de tu corta edad, tenés un largo recorrido profesional. ¿En qué empresas trabajaste y en qué proyectos te desempeñaste dentro de ellas?

- Arranqué en una empresa rosarina que hoy en día la está rompiendo (Ecloud Solutions) como desarrolladora Front-end, donde trabajé en diferentes proyectos locales e internaciones (EEUU y España). Después, seguí en MakingSense, empresa con sedes en diferentes partes del mundo, también como desarrolladora Front-end y en diferentes proyectos, casi todos en EEUU.

 

-  ¿Cuándo ingresaste a Microsoft y cuáles son tus funciones allí?

- En abril de 2016 se contactaron de Microsoft, por medio de LinkedIn. La posición cuando arranque fue como Support Engineer en uno de los productos más nuevos que tiene Microsoft, Azure. Después de dos años en la empresa fui reubicada en Estados Unidos, donde estaba todo mi equipo. Seis meses después empecé como Acting Technical Advisor, donde lidero un equipo de 15 ingenieros de soporte, los cuales ayudo técnicamente a resolver problemas de nuestros clientes. También doy capacitaciones a nuevos ingenieros que se suman al equipo en diferentes lugares, como Colorado y Costa Rica.

 

- ¿Cuáles son tus principales objetivos profesionales?

- Actualmente estoy con mucho trabajo por lo que no me detengo a pensar mi evolución profesional, pero tengo bien claro mis objetivos. A corto plazo es consolidarme como líder en mi equipo, por lo que en agosto empiezo un MBA para adquirir más habilidades en liderazgo y manejo de equipo. Son conocimientos fundamentales para acceder a Manager, por supuesto que dentro de Microsoft.

 

 - ¿Cómo describirías tu recorrido como alumna de la Casa?. ¿Qué elementos podés destacar de la formación recibida?

- La UAI fue fundamental en mi formación académica y profesional. No solo me recibió con los brazos abiertos cuando volví de EEUU, sino que me apoyó y acompañó en todo el proceso para ser ingeniera. Tengo mil cosas para destacar, principalmente a la UAI como institución, el staff directivo y los profesores, siempre estuvieron ahí cuando los necesite, abriéndome puertas a cosas nuevas, confiando en mí y lo mejor de todo es que lo siguen haciendo, después de terminar la universidad, me dieron la oportunidad de dar clases, me abrieron las puertas a diferentes becas gracias a sus recomendaciones, entre un montón de cosas más. Una de las mejores decisiones que tomé, fue haber sido parte de la UAI.

 

 

Otras noticias