Medicina en el siglo XXI

El Grupo Roemmers posee en el barrio de Olivos, un Centro de Simulación Médica (SIMMER) que representa un hospital virtual, donde estudiantes y profesionales de la salud pueden entrenar sus habilidades y competencias clínicas, en un ámbito que recrea situaciones idénticas a las reales, sin pacientes de carne y hueso, utilizando equipos robóticos o de realidad virtual. El pasado 28 de mayo autoridades de la Facultad de Medicina y Ciencias de la Salud de la UAI, tanto de la Sede Regional Rosario como Buenos Aires, visitaron este laboratorio de vanguardia en tecnología médica, invitados por sus directivos.

La formación de los nuevos profesionales

El Dr. Roberto Cherjosky (Decano de la Facultad de Medicina y Ciencias de la Salud), el Dr. Alejandro Botbol (Director Médico del Hospital Universitario de la UAI),  el Dr. Guillermo Weisburd (Director de la carrera de Medicina), la Dra. Marcela Agostini (Secretaria Técnica de Medicina), el Dr. Andrés De Giulio (docente coordinador del Internado Rotatorio de la carrera en la Sede Rosario), el Dr. Norberto Blanco (Jefe del Departamento Quirúrgico del Hospital Universitario), la Dra. Isabel Bañes (Coordinadora médica UAI Salud), y la Dra. Guadalupe Bruera (Docente coordinadora del Laboratorio de Habilidades), fueron recibidos por el Dr. Claudio Perreta (Director Ejecutivo Médico), Oscar López  (Jefe de la Delegación Rosario) y Oscar Bassano (Gerente de Relaciones Profesionales). Luego de una charla introductoria, recorrieron las 5 salas de trabajo recientemente inauguradas donde pueden encontrarse: un bebé de 40 semanas de gestación, un niño de 6 años, un niño de un 1 año, un adulto, una sala de revisión de caso, suturas y simulador de parto, una sala donde se filma la actividades médicas que se desee realizar, un espacio para el ejercicio de competencias médicas que requiere un alumno de Medicina en la rotación del Laboratorio de Habilidades, y un simulador de ecocardiograma y ecodoppler.

Los humanoides hablan, tienen pulso, pueden transpirar, pestañear o llorar, recrear escenarios clínicos, sonidos cardíacos, respiratorios e intestinales,  reconocer un medicamento o sufrir una neumonía como cualquier humano, reemplazando  al paciente real y reproduciendo  síntomas, pudiendo realizar  cirugías, ecografías, endoscopías, colocación de distintas vías y  laparoscopias, además de tener ojos reactivos a la luz, o cambiar la coloración de sus labios por falta de oxigeno.

El Centro estará abierto a médicos provenientes tanto de universidades públicas como privadas, que necesiten perfeccionarse recreando prácticas profesionales gracias a estas herramientas  educativas de avanzada.

Otras noticias