“A los videojuegos, para el aprendizaje, los considero ideales”

Sebastián Blanco es alumno de la carrera de Ingeniería en Sistemas de la Universidad Abierta Interamericana.

Él participó como Conference Associate, asistiendo a los oradores y desarrolladores durante todas las exposiciones, y también como embajador de la Game Developes Conference (GDC).

Nos comunicamos con Sebastián para hacerle preguntas sobre la GDC, los videojuegos y sus emprendimientos.

1)  ¿Cuál fue su papel y cómo lo vivió en la GDC?

Mi papel fue representar a la UAI por sexta vez en el evento así como también mostrar lo que hago en PapaCorps, mi estudio de desarrollo de videojuegos. Este año fue distinto porque tuve una misión particular: dar una mano a los organizadores del Experimental Gameplay Workshop (EGW). El EGW es una de las sesiones más lindas y concurridas de la GDC porque es donde se muestra una selección anual exquisita de prototipos de juegos de todo el mundo que exploran más allá para agrandar las fronteras del medio en relación a las mecánicas innovadoras que poseen.

Lo viví intenso pero con una alegría infinita porque además de cumplir con mis objetivos particulares pude reencontrarme con amigos, en especial con los miembros de los programas de los que formé parte en años anteriores: el de becados International Ambassadors y el de Conference Associates, una comunidad de más de 400 voluntarios que trabajaron para que los 28.000 desarrolladores puedan sentirse cómodos toda la semana.

2) ¿Por qué es importante este tipo de eventos?

Fundamentalmente para ponerse en perspectiva y tener un pantallazo general de cómo está la industria y su proyección así como también algunas comunidades locales de desarrolladores alrededor del mundo. Esto no sólo marca un horizonte y define desafíos a los que apuntar sino también a darse cuenta de qué es lo que está faltando para innovar y en qué se está invirtiendo actualmente. Y después para facilitar las misiones personales de cada asistente: dar a conocer lo que uno hace, recibir feedback, aprender, realizar networking, conseguir recursos, aplicar para empleos, compartir experiencias e inspirarse. Aumentan la chance de que te pase algo bueno, y muchas veces inesperado, que de otra forma hubiera sido más difícil conseguir para tu carrera como desarrollador.

3) ¿Qué cambios ve en los videojuegos de hace 10 años con los de ahora?

En los juegos AAA se profundizó el foto-realismo haciendo que luzcan como películas (The Last of Us), así como también se crearon más juegos del tipo “mundo abierto” (The Witcher III) en donde al jugador se le presenta un entorno extenso con mucho contenido para explorar. El mercado mobile creció exponencialmente desde Angry Birds por la masificación de los smartphones. Luego se apostó por realidad aumentada y realidad virtual aunque todavía no terminan de convencer al consumidor. Sin embargo, hubo excepciones aisladas como Resident Evil VII en realidad virtual y Pokemon GO en realidad aumentada. Determinados videojuegos (Overwatch) están siendo considerados en muchos países como deportes electrónicos moviendo sumas importantes de dinero. En los niños se popularizaron los juegos de tipo “sandbox” (Minecraft/Garry’s Mod) en donde prima más la experimentación y construcción por sobre las reglas; son los nuevos juguetes. Aumentan esfuerzos de desarrolladores que realizan experiencias con hardware propio (La Tabla Viva). La escena independiente creció con propuestas bellísimas que salen de lo convencional. En “Papers, Please” hacés de oficial de migraciones con todas las dicotomías que implica estar en ese rol. En “The Witness” estimulás la sensación de epifanía y cómo convivir con la soledad en una isla desierta. En “A Night in the Woods” experimentás la nostalgia de volver al barrio de tu infancia y ver su cambio. Por último, los videojuegos comienzan a tener más contenido diverso propio de la región en la que se producen y contemplan a las minorías.

4) Además de entretener, ¿para qué pueden servir los videojuegos?

Para el aprendizaje los considero ideales siempre y cuando estén bien diseñados; y no sólo para humanos sino también para entrenar inteligencias artificiales. En mi caso es notable cómo me acuerdo o ejecuto con facilidad cosas que aprendí jugando hace más de 20 años y me cuesta pensar en lo que aprendí por otros medios hace unas semanas. Los juegos son la estética de la toma de decisiones y mediante la interacción creo que pueden ser un ambiente apropiado para entendernos en varios dominios a nosotros mismos. Son útiles también para modelar y entender las dinámicas de sistemas complejos. Fomentan la cooperación prolongada entre los jugadores bajo un entorno guiado por reglas. Y para desarrollarlos, es innumerable la cantidad de disciplinas que pueden requerir colaboración para llegar a una visión común. Todo esto genera puestos de trabajo muy variados y hace que invertir en la industria de videojuegos sea un gran acierto. Por último, no encuentro una forma de arte que evoque más el ponerse en el lugar del otro y en forma masiva que un videojuego. Si a esto le sumás un diseño que prospere la empatía, la concientización, la reflexión y el pensamiento crítico ante la toma de decisiones, estamos ante un cóctel muy poderoso para expresar ideas y acercarnos como humanidad.

5) ¿Qué es su proyecto Wizards of Lezama?

Es un juego multiplayer online de estrategia por turnos en donde dos ejércitos camuflados por el poder de orbes y liderados por magos utilizan tácticas de engaño para lograr la supremacía en las tierras de Lezama. Para ir revelando al ejército, uno tiene que observar cómo se mueven y cómo atacan, es decir, como mecánica básica intercambia poder por información. Para lo cual el jugador, a diferencia del Ajedrez, deberá razonar en forma probabilística. Actualmente se puede jugar porque tenemos una versión alpha en Itch.io disponible en forma gratuita.

6) ¿En que está trabajando ahora y que tiene planeado para su futuro?

En lo que a juegos se refiere, estoy en mi estudio con la pre-producción de un proyecto llamado Awakening. Es un juego experimental que propondrá un viaje a cómo la mente abstrae la realidad que la rodea para comprenderla y apreciarla en forma simbólica. Es una idea ambiciosa que me fascina explorar en profundidad y de esta manera mejorar mis habilidades como diseñador de juegos proveyendo una experiencia distinta. Si a alguien le resuena este proyecto, lo invito a contactarme. 

Otras noticias