"Brailleando", un prototipo con gran futuro

La tecnología nos hace la vida más fácil. El alto ritmo con el que se desarrollan las invenciones en todas las áreas de la vida cotidiana, nos hace perder, a veces, la importancia de los nuevos cambios.

En esta oportunidad estuvimos hablando con Leandro Gauna, alumno de 37 años de la carrera Licenciatura en Gestión Informática de la UAI, quien desarrolló un software para ayudar a personas con discapicidad visual al que bautizó “Brailleando”. Leandro vive en Vicente López y trabaja en el Consejo Profesional de Ciencias Económicas de la Ciudad de Buenos Aires, en el área de sistemas.

 

-¿Qué es "BRAILLEANDO"?

Es un software y hardware para que pueda ser utilizada como una herramienta de apoyo por personas con discapacidad visual con el objetivo que puedan reemplazar la “Máquina Perkins” (Escritura en Braille). El software contará con un sistema sonoro, el cual emitirá escrito, en función de corregir errores mal tipeados o simplemente para mejorar la redacción.

Actualmente las personas con discapacidad visual que solicitan una máquina Braille se les hace muy difícil y es un proceso que puede demorar años.

Será un producto económicamente accesible, debido a que los softwares y las máquinas existentes tienen un valor muy elevado. Gracias a su tamaño puede ser transportada fácilmente. El hardware contará con un teclado de 9 teclas donde el usuario podrá tener las mismas prestaciones que la Máquina Perkins.

 

 

 

-¿Cuál fue el incentivo para desarrollarlo?

Curso en Sede Centro y me cruce a Nadia, una compañera que estudia psicología en la UAI y tiene discapacidad visual. Me intereso saber más cómo estudia y si le serviría una herramienta de apoyo, así fue como comencé con la idea del proyecto Brailleando. Quiero felicitarla porque que es campeona olímpica en natación.

 

-¿Cómo funciona?

Brailleando es un prototipo en desarrollo, en el cual su principal objetivo es que puedan escribir igual como si utilizaran una maquina Perkins, pero va a ser más accesible económicamente y podrá ser transportada con más facilidad por su diseño.

 

-¿Puede ser desarrollado a gran escala?

Esperemos que sí, la idea es que una vez que se termine el prototipo pueda ser ofrecido a instituciones para que tengan una alternativa más para las personas con discapacidad visual  puedan estudiar.

 

-¿Qué costo tiene?

Todavía no tiene un costo definitivo, pero sería una solución que queremos lograr que valga menos del 20% de lo que cuesta una máquina Perkins. (NdR: aproximadamente setenta mil pesos).

 

-¿Tenés pensado darlo a conocer a las autoridades del Estado para que te apoyen económicamente y difundan tu trabajo?

Estaría buenisimo que podamos llegar a ofrecerlo en todas las provincias, pensemos que puede ser una solución para muchos argentinos.

 

-Lo presentaste en el CIITI, ¿qué repercusiones tuviste?

Tuvimos buenas repercusiones y tenemos varios contactos por las redes sociales e invitaciones a eventos para personas con discapacidad. Es muy bueno que las personas que están involucradas nos quieran dar una mano para que podamos realizar el proyecto.

 

 

Leandro junto a las autoridades UAI durante la presentación en el CIITI

 

-¿Cómo decidiste estudiar en la UAI?

Decidí estudiar en la UAI hace muchos años, en el 2003 empecé a estudiar pero por cuestiones personales tuve que dejar en el año 2006. Después de un tiempo en el año 2015 retomo la universidad; me costó retomar los estudios y seguir el ritmo universitario pero ahora estoy cursando mis últimas materias de la carrera y esperemos que el año entrante puede obtener mi título de grado.

 

-¿Por qué elegiste esa carrera?

Cuando me llamaron y me comentaron el perfil de la carrera estaba más orientado a lo que a mí me gusta realizar, todo la parte de gestión.

 

-¿Qué cosas podés destacar de la universidad?

Primero voy a nombrar a mis compañeros, porque se formó un muy buen grupo y nos damos fuerzas para no abandonar y seguir hacia adelante.

Otras noticias